Un motivo de visita muy habitual en consultas médicas o de fisioterapia es el mareo o la sensación de inestabilidad. Existen diferentes tipos de mareos, éstos se suelen clasificar según sus causas.

 

 

Frecuentemente, los mareos se suelen presentar junto a dolor cervical. En algunos casos, disfunciones de la columna cervical los pueden provocar, pero no siempre es así. Las sensaciones de inestabilidad también pueden tener su origen en alteraciones visuales, auditivas, vestibulares o cambios en el sistema nervioso central. Estas alteraciones o disfunciones en cualquiera de estos sistemas pueden distorsionar la información que llega al cerebro, originando de esta forma inestabilidades o mareos.

Cuando el mareo está provocado por disfunciones en la columna cervical, la fisioterapia juega un papel muy importante. En los casos donde  el dolor cervical y los mareos se presentan de manera simultánea, es fácil establecer una relación causal entre ambos, pero antes es necesario descartar los otros posibles motivos mediante anamnesis, tests y pruebas específicas. Si éstos dan negativos, no será necesaria la derivación a otro especialista.

El cuello es un elemento propioceptivo que envía gran cantidad de información al cerebro sobre la posición de la cabeza. Constantemente está transmitiendo información, por lo tanto, cuando existe algún tipo de lesión cervical esa vía de transmisión de la información puede verse afectada y causar mareo cervicogénico.

 

 

Existen diferentes factores de riesgo para desarrollar un mareo de origen cervical.Trabajos con cargas elevadas, tensión de la musculatura cervical, posiciones mantenidas durante un tiempo prolongado, debilidad y falta de entrenamiento de la musculatura cervical  o el latigazo cervical producido por traumatismos como típicamente ocurre en los accidentes de tráfico.

Realizando un buen diagnóstico en fisioterapia podemos saber cuál ha sido el desencadenante del mareo y tratarlo debidamente con los medios necesarios.. En una primera fase aguda, podemos utilizar técnicas de terapia manual (movilizaciones, manipulaciones, estiramientos, …) para minimizar los síntomas y mejorar la movilidad, para que a partir de ahí, mediante ejercicio terapéutico, el propio paciente pueda restaurar la función de los tejidos y sistemas afectados.

Un elevado porcentaje de pacientes que acuden a nuestra clínica con mareos, también presentan dolor o disfunciones en la columna cervical, condicionando la aparición de dichos mareos. Mejorando el problema cervical y restableciendo el buen funcionamiento del sistema de equilibrio, este tipo de pacientes son susceptibles de recibir tratamiento de fisioterapia y progresar con éxito frente a las crisis de mareos así como prevenir la aparición de los mismos.

Leave a Reply

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies